Las 3 claves principales para la optimización de las páginas de nuestro sitio web

Optimizar es equivalente a realizar una serie de ajustes, o modificaciones, en este caso en las páginas de nuestro sitio web, con la finalidad de obtener los mejores resultados posibles en la captación de visitas desde Google. Esa captación sucede en mayor medida cuando nuestras páginas se sitúan en las primeras posiciones (en especial las 10 primeras) como respuesta a las búsquedas que tienen relación con nuestra oferta de servicios.

Por lo tanto, la optimización de un sitio web, de cara al posicionamiento en Google, lo que pretende es que el buscador valore nuestras páginas en mayor medida que las de nuestros competidores.

El trabajo de optimización tiene que considerar no sólo lo que nos favorecerá, porque hay bastantes acciones que pueden conducirnos a la pérdida de casi todas las visitas que nos podrían llegar desde Google. Además, lo que es beneficioso puede convertirse en perjudicial si nos excedemos en esas acciones por nuestro afán de alcanzar cuanto antes, y con toda intensidad, la cima de los resultados de Google.

Este artículo no pretende llegar tan lejos en este asunto de la optimización. La intención es dar a conocer los tres planteamientos, o claves, más importantes que debemos de tener siempre en mente cuando queramos optimizar una página.

¿Cuáles son esas claves de optimización?

1. El contenido de la página que carga en primer lugar en el navegador y la profundidad en el sitio web.

Google intenta hacerse una idea de las páginas como lo harían los usuarios de su buscador, es decir, intenta sacar una conclusión con un “golpe de vista” y sin “leer” demasiado, pues así es como se comportan multitud de personas.

Además, dependiendo de esa primera impresión, muchos de esos usuarios decidirán seguir en la página, o marcharse de ella.

Por lo tanto, es fundamental que en el título y los primeros párrafos, a ser posible con algún estilo que ayude a destacar el texto, le digamos a nuestros visitantes qué vamos a contarles en algunos cientos de palabras más.

Esas páginas que se publican con títulos del tipo: “Adivina lo que te vamos a contar”, ni le gustan a Google, ni a casi nadie, porque la oferta de contenidos es tan enorme en Internet que muy pocas personas están por la labor de perder tiempo con misterios.

Otra cuestión igual de importante es que a los contenidos se pueda acceder fácilmente desde la portada o página de inicio.

A cuanta más profundidad se encuentre una página, es decir, cuantos más clics sean necesarios para llegar a ella desde la portada del sitio web, menos valor tendrá para Google y más complicado será que nuestros usuarios la visiten.

A partir del cuarto clic el valor decrece notablemente.

 

2. La esencia de la página es lo que más destaca en ella.

Se puede considerar que esta clave de optimización es una ampliación de la anterior pues aborda qué contenido debería de tener el resto de la página, al margen de lo primero que carga al abrirla en el navegador.

De nuevo Google atiende al comportamiento de los usuarios de los sitios web que suelen tener una relación bastante superficial con las páginas.

La lectura detallada, y profunda, en bastantes ocasiones no se suele producir, y no por esto las páginas van a dejar de cumplir su misión, ya que en el caso de los sitios web dedicados a ofrecer servicios, los artículos de los blogs pueden ser una “excusa” para decirles a esos visitantes que la empresa propietaria del blog ofrece los servicios que ellos están buscando y que no es necesario que siga leyendo para convertirse en especialistas, sino que si contactan con esa empresa, un verdadero especialista les atenderá.

Por lo tanto, la optimización de las páginas tiene que centrarse en destacar los mensajes principales del tema tratado, así como hay que prestarle atención a las fotos o vídeos que ayuden a enriquecer el contenido.

No podemos olvidar tampoco que tenemos que escribir de tal manera que Google pueda leer y comprender. Si añadimos una imagen con nombre DSC8873.jpg para mostrar una clínica, estaremos obligando al buscador a que deduzca de qué trata esa imagen por el entorno de palabras.

 

3. Una página es lo que otras dicen de ella

Es la tercera clave de la optimización de páginas que siempre debemos de tener presente pues tan valioso es el contenido de un página como las recomendaciones que se hacen desde otras, del propio sitio web o desde sitios externos, por medio de los enlaces.

Estamos, por lo tanto, ante una optimización que es ajena a la página pero que se debe de considerar como parte de ella ya que los enlaces entrantes le indican a Google de qué trata la página y le aportan valor desde las páginas de origen.

A tener en cuenta que no se debe de abusar de los enlaces entrantes, ni en cantidad, ni en el uso de palabras clave.

Se podría considerar como una clave común a todas nuestras tareas de optimización que la naturalidad es fundamental para evitar penalizaciones del buscador. Esto quiere decir que no deberíamos de caer en la tentación de abusar de enlaces que repitan siempre la misma palabra clave, ni debemos de repetir excesivamente esa palabra en el contenido de nuestra página.

(Visitas totales 28, Visitas hoy: 1)

Comunidad para emprendedores en el terreno de la fisioterapia.

SÍGUENOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies