La clasificación y el orden mediante las etiquetas (tags) y los beneficios para las webs

Qué son las etiquetas (tags) y para qué sirven

Las etiquetas a las que me refiero son palabras que podemos introducir asociadas a nuestros artículos, en un campo específico denominado etiquetas o tags.

Con ellas lo que vamos a conseguir es clasificar el contenido de nuestro sitio web de tal manera que se imponga un orden que arroje claridad sobre lo que podemos ofrecerles a nuestros visitantes.

Tanto los tags como las categorías, las páginas de autor, etc, son taxonomías que pretenden facilitar el uso de todas las páginas publicadas mediante una ordenación que atiende a jerarquías o a cualquier otro modelo de organización en el que se establecen relaciones entre esas palabras y los diferentes artículos.

 

El sentido del orden y su valor para dar a conocer nuestro proyecto

Si bien es fácil comprender el sentido de realizar una clasificación de los artículos para que el orden se lo ponga más fácil a nuestros visitantes para encontrar lo que desean, no se llega siempre a comprender qué es lo que transmite un buena clasificación del contenido.

El concepto fundamental es que el orden transmite con rapidez quiénes somos, en este caso qué es, o qué ofrece, nuestro sitio web.

Ejemplo de clasificación de artículos bajo el tag: Google

El orden impone una determinada jerarquía que en el caso de los tags se podría explicar de la siguiente manera:

Las palabras clave que hemos seleccionado para asociarlas como tags/etiquetas a nuestros artículos establecen la primera clasificación atendiendo a los temas de mayor importancia en nuestro sitio web. Es por lo tanto una primera clasificación de gran valor pues lo que hacemos con esos tags es decirles a nuestros visitantes qué es lo que más nos importa al escribir los artículos, o dicho de otra manera, cuáles son los temas principales que van a encontrar en nuestras páginas.

Ahora bien, las etiquetas son elementos activos que al pulsar sobre ellas (enlaces) conducen a páginas de clasificación temporal, es decir, que un segundo orden o jerarquía es el que impone el momento en el que fueron publicados los artículos, de tal manera que, por lo general, los primeros en aparecer son siempre los últimos en publicarse. De esa manera le damos una mayor importancia a los artículos más recientes.

Por lo tanto establecer una ordenación mediante tags a lo que conduce es a decirles en pocas palabras a nuestros visitantes qué es lo más importante en nuestro sitio web.

 

En qué casos deberíamos de utilizar las etiquetas

No hay ni un solo sitio web que deje de funcionar por no utilizar las etiquetas como sistema de clasificación de contenidos, sin embargo si atendemos a las necesidades de nuestros usuarios y no sólo a las de nuestro software, deberíamos de ofrecer en cada situación todo lo que pueda ayudar a encontrar con facilidad los diferentes contenidos que publicamos.

Como regla general, en los sitios web de pequeño tamaño, que tal vez sólo tienen algunas decenas de páginas, sería suficiente con una taxonomía, o clasificación, que hiciese uso de las categorías.

Sin embargo, cuando empezamos a sumar cientos de páginas, y se profundiza en los diferentes temas, cada profundización o subtema, sería oportuno que diese origen a un tag o etiqueta siempre que tenga la suficiente importancia, y sobre todo, que se trate en varios artículos.

Por muy importante que sea un subtema no tendría nunca sentido que creásemos una nueva etiqueta sólo para él pues, además de que terminaríamos inundando nuestro sitio web con decenas, o cientos, de etiquetas que demostrarían que a su vez necesitarían de algún sistema de clasificación, lo que se pretende es aportar claridad sobre los más importantes contenidos, es decir, intentamos decir en relativamente pocas palabras qué somos, qué es nuestro sitio web, qué tenemos que ofrecer.

Por lo tanto, como regla general, las etiquetas empiezan a ser necesarias cuando en cada categoría se empiezan a acumular decenas de páginas.

No podemos olvidar tampoco el interés de los tags estableciendo relaciones entre artículos que han podido ser publicados en diferentes categorías.

 

La confusión con el contenido duplicado y el miedo infundado a Google

Desde hace años se extendió la creencia de que Google podía penalizar a quienes dejasen indexar las páginas que se clasifican bajo las etiquetas pues sería una manera adicional de volverle a ofrecer al buscador el mismo contenido que ya tiene indexado individualmente en cada artículo.

Este temor no tiene fundamento alguno y se debe a que no se entiende el sentido de las penalizaciones causadas por el contenido duplicado.

Google es lo suficientemente avanzado como para identificar sin dificultad la manera de clasificación de contenidos de WordPress, o de otros programas, y por lo tanto también tiene la capacidad para darle el valor que desee a esas taxonomías propias de cada software.

Estos gemelos no serían “contenido duplicado” para Google porque cada uno de ellos tiene un valor diferencial propio.

Lo que se hace con la clasificación de los tags no es propiamente contenido duplicado pues se clasifica u ordena lo ya publicado.

El contenido duplicado que si puede ser penalizado por Google es aquel que se genera con la clara intención de conseguir posicionamiento ofreciendo páginas de poca, o nula, calidad.

Vamos a aclararlo con un ejemplo:

Imaginad el caso de una clínica de fisioterapia que un buen día decide que sería “buena idea” generar 400 páginas basadas en un mismo contenido, de una página ya publicada, en la que tan sólo van a cambiar unas pocas palabras.

Podría ser, por ejemplo, un conjunto de páginas en las que se puede mencionar que en la clínica se ofrece tratamiento para una gran variedad de enfermedades o padecimientos.

Recurriendo a una página de base se podrían generar cientos, de tal manera que en una se mencionaría la palabra hemiplejia, en otra tendinitis, en otra lumbalgia… manteniendo el 99% del contenido idéntico.

Eso es contenido duplicado.

¿Se comprende ahora? Ese contenido se ha generado con la clara intención de “engañar” a Google para que las páginas se posicionen sin que tengan que ofrecer nada de valor.

 

El control con Yoast Seo para no indexar algunas taxonomías

De entrada no hay motivo para impedir que Google indexe la taxonomía de los tags, sin embargo, si nos hemos dedicado a generar cientos y cientos de tags, y cada página de esos tags tiene pocos artículos, o hay páginas en las que se repiten demasiados artículos que comparten con otros tags, en esos casos es mejor no indexar las páginas que se clasificab bajo este tipo de etiquetas porque estaremos ofreciéndole a Google un contenido de una calidad cuestionable.

El caso anterior no siempre se debe a una mala planificación a la hora de asociar tags a los artículos, pero de cualquier manera lo que deberíamos de hacer es mantener esa manera de localizar contenido para nuestros visitantes, impidiendo que Google indexe cientos de páginas que tienen poca novedad que ofrecer.

Para conseguir la no indexación podemos utilizar el plugin Yoast seo:

https://es.wordpress.org/plugins/wordpress-seo/

Tan sólo tendremos que instalar el plugin, y en el apartado de Títulos y metas, pulsamos en la pestaña Taxonomías. Pulsamos sobre el botón noindex relacionado con los tags.

Otro tipo de clasificación que es mejor que no se indexe es la que se asocia a los autores, que encontraréis en la pestaña Archivos.

 

Cómo añadir etiquetas. Un planteamiento acertado

Lo que debe de guiarnos a la hora de añadir etiquetas a nuestro artículo es la utilidad de las mismas, es decir, que es precisamente la finalidad de las etiquetas la que debe de marcarnos cuáles elegir en cada caso.

La principal finalidad de las etiquetas es la organización, o clasificación, de los contenidos de nuestro blog, pero siempre teniendo en cuenta que las etiquetas o tags son como subcategorías, como sub-grandes-temas que no merecían ocupar el espacio de una categoría pero que tienen una importancia notable.

También debemos de tener en cuenta que si añadimos un tag es porque, o bien ya tenemos artículos donde lo hemos utilizado, o tenemos en mente utilizarla más veces en un futuro. Nunca hay que añadir tags que vayan a tener un solo uso.

Los tags deben de tener relación con asuntos específicos y no genéricos. Para que se entienda: sería un error que en un blog de fisioterapia un tag fuese “fisioterapia” porque se supone que, en mayor o menor medida, todos los artículos tienen que ver con la fisioterapia.

Sin embargo, en este mismo blog he publicado artículos con el tag: Google, que puede parecer muy genérico, pero lo he utilizado porque en ellos he tratado asuntos específicos de ese buscador, y no es un tag que se pueda aplicar en ese sentido a todos los artículos.

Cada tag se supone que es como una “oferta de contenido”, por lo tanto no tendría sentido incluir un tag tan sólo por haber mencionado un tema en una frase. Eso sería equivalente a una decepción para nuestros usuarios, pues ellos esperan cierta cantidad de contenido que amplíe ese tema.

En resumen, en cada artículo vamos a seleccionar de uno a tres grandes temas, dependiendo de su extensión, y de cada uno de ellos tomamos la palabra clave representativa para añadirla en la zona de tags, siempre que ese tema esté tratado anteriormente o lo vayamos a tratar en un futuro.

Por ejemplo, en este artículo voy a añadir los tags: etiquetas y Yoast seo.

Probablemente en más artículos vuelva a mencionar el plugin Yoast seo, y seguramente también en alguno más ampliaré el tema de las etiquetas en su relación con Google Search Console y las urls canónicas.

Beneficios adicionales. Los artículos relacionados.

Si nos hemos encargado de construir un sistema de etiquetas con el suficiente sentido práctico para que cada artículo quede bien identificado en sus temas sin caer en los errores antes mencionados, nos encontraremos con un trabajo ya hecho que nos va a servir para añadir una de las funciones más interesantes que pueden incorporarse a los artículos, me refiero a una zona de artículos relacionados.

Zona de artículos relacionados de un artículo de este blog.

El interés que va a tener para nosotros esa zona se podría resumir en lo siguiente:

Va a ayudar a que nuestros artículos se enriquezcan de manera complementaria  ofreciéndole a nuestros usuarios enlaces a más páginas que pueden ser de su interés. Esto no sólo nos ayudará a reducir el porcentaje de rebote sino que además creará páginas más completas en su oferta.

También contentaremos a Google, sobre todo si nos hemos ocupado de crear una estructura de contenido adecuada. Los enlaces a páginas que amplían el contenido demuestran que nuestro sitio web puede tener interés para quienes nos visiten y eso responde adecuadamente a las exigencias de calidad del buscador para tener opción a encontrarnos bien posicionados.

Plugins que puedes utilizar en WordPress

Te aconsejo que los pruebes todos y te quedes con el que mejor se ajuste a tu sitio web:

https://es.wordpress.org/plugins/wordpress-23-related-posts-plugin/

https://es.wordpress.org/plugins/related-posts-thumbnails/

https://es.wordpress.org/plugins/related-posts-by-taxonomy/

Ofrecen diferentes opciones de integración en las páginas, pero lo que importa con los plugins es que hagan bien su trabajo y no se queden obsoletos, con vulnerabilidades que pueden poner en riesgo el sitio web. Por lo tanto, con independencia de qué plugin utilices, preocúpate siempre de que esté actualizado y su creador no lo haya dejado abandonado hace años.

Los anteriores 4 plugins han sido actualizados en los últimos meses y se encuentran entre los mejores en su categoría.

(Visitas totales 125, Visitas hoy: 1)

Comunidad para emprendedores en el terreno de la fisioterapia.

SÍGUENOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies